Estás aquí
Inicio > Value Gap

Por una Internet justa y sostenible digamos SÍ a los creadores y NO al value gap

El futuro de los creadores europeos está en jaque. Multinacionales tecnológicas se aprovechan de su trabajo sin pagarles de forma justa.
Mientras tanto, esas mismas grandes compañías están detrás de una campaña de desinformación, fake news y acoso a los eurodiputados sin precedentes.
Ni los memes ni los links se verán afectados pero sí las vidas de miles de creadores. Internet seguirá funcionando igual pero las plataformas deberán repartir sus ingresos de forma más justa.
El 12 de septiembre hay un voto crucial en el Parlamento Europeo. Es el momento de asegurar una Internet justa y sostenible para los creadores y para los usuarios.

 


¿Qué puedo hacer?

Puedes escribir a tus eurodiputados o representantes de los partidos políticos para explicarles por qué es tan importante que se regule la responsabilidad de las plataformas digitales para que remuneren a los creadores de forma más justa. Puedes descargar las plantillas modelo para cartas que te proporcionamos y adaptarlas libremente o escribir la tuya propia.

Y también puedes unirte a decenas de miles de creadores y fans en toda Europa y unirte a la campaña Europe For Creatorsfirmar la petición Make Internet Fair.


Desmontando bulos

Si se aprueba la reforma del copyright esto es lo que pasará:
  • Todos los creadores tendrán voz en el entorno digital, sin importar cuán grandes sean o de dónde provengan
  • Las discográficas y editores deberán pagar a los autores y artistas de manera justa y transparente
  • Las plataformas que dan acceso a contenido protegido por derechos de autor requerirán licencias
  • Los ciudadanos estarán cubiertos ya que estas licencias cubrirán automáticamente sus cargas
  • Se implementarán medidas para identificar el contenido para que los creadores puedan recibir pagos
  • Las plataformas no estarán obligadas a utilizar medidas de monitoreo o vigilancia general
  • Las enciclopedias en línea, los softwares de código abierto y los sitios de blogs estarán exentos
  • Cualquier medida adoptada deberá respetar las normas sobre privacidad y tratamiento de datos personales
  • Las reglas que permiten la caricatura y la parodia se seguirán aplicando a los memes
  • La libertad de expresión y otros derechos fundamentales se mantendrán para creadores y ciudadanos
  • Las startups y las PYME tendrán flexibilidad para aplicar las medidas necesarias
  • La naturaleza de los servicios, la disponibilidad y la eficacia de las tecnologías se tendrán en cuenta

Difunde el mensaje

Puedes ayudar a que se entienda la importancia de este asunto compartiendo el mensaje con tus amigos y en tus redes sociales con los hashtags #Yes2Creators #FixValueGap.

Puedes usar libremente todas las imágenes de esta página. DESCARGA EL KIT COMPLETO

También puedes seguirnos en @ufimusica y darle a me gusta y retuitear nuestras publicaciones.

Y seguir las redes y difundir las campañas de Europe For Creators, Love Music y Make Internet Fair.

 

 


Para saber más…

¿Qué es el Value Gap?

Algunas plataformas de contenidos subidos por usuarios, como YouTube, no remuneran a los creadores como debieran porque no tienen la obligación de licenciar con los titulares de las obras que explotan. Dichas plataformas se escudan en una legislación obsoleta para argumentar que son meros proveedores de alojamiento de contenidos, cuando es patente que la actividad que realizan genera un derecho de puesta a disposición al público.

El hecho de que el contenido lo suba a la plataforma un usuario particular o un artista/discográfica no cambia el hecho de que estas plataformas indexan, ordenan en listas, recomiendan, incluyen publicidad, permiten incrustar contenidos en otras páginas web, redes sociales o plataformas, y, en definitiva, tienen un rol activo en el acceso de las personas al contenido, que sobrepasa la mera acción de intermediario y las debería colocar en el deber de negociar autorizaciones con los correspondientes titulares.

Esta situación genera una desprotección para los creadores, que ven cómo sus ingresos por el streaming son mucho más bajos de lo que les correspondería. Los sellos y artistas reciben de media diez veces menos por stream de plataformas como YouTube que a través los servicios correctamente licenciados como Apple, Tidal, Spotify o Deezer. Esto es lo que conocemos como brecha de valor o Value Gap.

¿Por qué la Directiva?

La Comisión Europea propuso una reforma de los derechos de autor el 14 de septiembre de 2016. La propuesta de Directiva actualiza el conjunto existente de normas sobre derecho de autor para que sean adecuadas para un mercado único digital que funcione correctamente.

La reforma de derechos de autor se centra en tres objetivos principales:

  • Más acceso transfronterizo para los ciudadanos a contenido protegido por derechos de autor en línea.
  • Mayores oportunidades para utilizar material protegido por derechos de autor para educación, investigación, patrimonio cultural y discapacidad (a través de las llamadas “excepciones”).
  • Reglas justas del juego para un mejor funcionamiento del mercado de derechos de autor, que estimula la creación de contenido de alta calidad.

Con esta propuesta la Comisión quiere reforzar la posición de los titulares de derechos para negociar y ser remunerados por el uso en línea de su contenido.

Tras ser revisada y enmendada por varios comités, el 29 de junio el comité de Asuntos Legales publicó un informe que fue votado el 5 julio en el Parlamento Europeo, que decidió posponer la decisión al plenario del 12 de septiembre.

¿Qué dice el Artículo 13?

El objetivo principal del Artículo 13 de la propuesta de Directiva es permitir que los creadores de contenido y otros titulares de derechos negocien con los servicios en línea y los distribuidores digitales de contenido cómo se usa y comparte su trabajo. Esto les dará a los creadores, autores y titulares de derechos la posibilidad de controlar mejor el uso de su trabajo y recibir una remuneración justa.

Esta obligación sólo afectaría a las plataformas de contenido subidos por los usuarios (como YouTube) que se han convertido en importantes fuentes de acceso a la música, de la que obtienen beneficios financieros en forma de publicidad, a menudo sin el consentimiento de los titulares de los derechos.

En la práctica, a las grandes plataformas digitales que almacenan y proporcionan acceso a grandes cantidades de contenido subido por el usuario (es decir, plataformas que se utilizan ampliamente para cargar videos, fotos, música y texto) se les pediría que establezcan, en colaboración con los titulares de los derechos, medidas técnicas adecuadas y proporcionadas. Estas medidas les permitirán implementar acuerdos alcanzados sobre el uso de los contenidos, o evitar la diseminación de contenido infractor, si los titulares de los derechos lo prefieren.

El texto completo de la propuesta votada en julio, con las enmiendas introducidas respecto a la propuesta original de 2016, se puede consultar en la web del Parlamento Europeo.

¿Afectará a los usuarios?

La propuesta de Directiva no está dirigida a los usuarios y su capacidad para cargar contenido; se dirige a las plataformas digitales. Debemos asegurarnos de que los creadores puedan opinar sobre si las plataformas disponen de su contenido y cómo lo hacen, y que puedan disfrutar de una parte justa de las recompensas financieras derivadas del uso de sus obras.

Contrariamente a lo que se ha difundido desde ciertas campañas, las plataformas por norma general no tendrían que monitorear activamente todo el contenido cargado por los usuarios. La propuesta no limita de ninguna manera el uso de contenido bajo excepciones de derechos de autor (por ejemplo, educación, investigación) o la libertad de expresión (por ejemplo, parodia y memes). Tampoco afectará a la capacidad de las personas para compartir contenido en las redes sociales y enlaces a sitios web.

Se puedes consultar las respuestas a las dudas más frecuentes sobre la propuesta de Directiva en la web de la Comisión Europea.

¿Beneficiará a los artistas?

Sin duda. Además de aumentar sus ingresos por los royalties del streaming en las plataformas digitales como YouTube, la propuesta de Directiva también incluye otros artículos que mejorarán la transparencia de las transacciones con los autores y artistas y que les permitirán obtener remuneraciones más justas.

Los socios contractuales de los creadores (discográficas y editoriales) tendrán que compartir con los creadores información sobre la explotación de sus obras y actuaciones. También incluye un mecanismo por el cual los creadores pueden solicitar y obtener una parte equitativa cuando la remuneración originalmente pactada se vuelve desproporcionadamente baja en comparación con los ingresos generados por el uso de sus obras.

Top