Estás aquí
Inicio > Noticias > Queja formal ante la CE por el caso YouTube

Queja formal ante la CE por el caso YouTube

Arranca en Bruselas el proceso formal en la disputa entre YouTube y las compañías independientes 
 

  • IMPALA invita a la Comisión Europea a sacarle tarjeta roja a YouTube
  • YouTube podría enfrentarse a una multa de hasta 500 millones


En medio de una creciente preocupación por la conducta de YouTube hacia la comunidad de sellos independientes, IMPALA, la organización que les representa en Bruselas, ha confirmado que a principios de semana interpuso una queja formal ante la Comisión Europea. 

La queja se centra en una serie de infracciones de las reglas de la competencia que YouTube está cometiendo, y especifica 5 conductas que IMPALA considera ilegales teniendo en cuenta la posición del gigante tecnológico como centinela del mercado digital. IMPALA aduce que YouTube está ciertamente creando barreras artificiales de entrada a este mercado.

Este caso ha despertado el interés mediático mundial en los últimos días al ponerse de manifiesto las tácticas de negociación denunciadas por algunas compañías independientes, que afirmaban que YouTube les había amenazado con bloquear los vídeos de sus artistas si no aceptaban firmar contratos no negociables de su nuevo servicio premium, tras publicarse dichos contratos acompañados por análisis de expertos que ilustraban por qué consideran que sus términos son abusivos. 

En su queja, IMPALA pide a la Comisión que ponga fin a la conducta de YouTube de manera urgente, solicitándole además medidas cautelares. También ha pedido que YouTube no pueda hacer cumplir los contratos que ya se hayan firmado. 

Helen Smith, directora ejecutiva de IMPALA ha declarado: 

El proceso formal ha comenzado en Bruselas donde la Comisión Europea ha demostrado de manera consistente que lucha para procurar que las reglas de la competencia se cumplan de manera estricta. El Comisario Almunia ya ha subrayado la importancia de la contribución de las compañías de música independiente. El desarrollo del mercado digital de la música está ante un momento crucial y su crecimiento está siendo liderado por compañías europeas. ¿Qué tipo de legado deja Europa a esas compañías? ¿Cómo quiere Europa que se trate a sus autores y consumidores? Esperamos que el Comisario Almunia reaccione urgentemente porque ha llegado el momento de sacar tarjetas rojas.


La queja de IMPALA subraya que la conducta de YouTube es ilegal en varios aspectos. YouTube insiste en retirar una serie de derechos, cosa que a ningún otro servicio se le permitiría. Al parecer, los términos de su contrato devalúan los acuerdos preexistentes con otros servicios (como Spotify o Deezer). También incluye una cláusula muy controvertida del tipo “nación menos favorecida” y cláusulas que impiden al sello y al artista decidir cómo manejar los lanzamientos y las campañas de marketing, además de las exclusivas. Todo esto va más allá de lo que se negociaría con cualquier otro servicio digital. 

Se sospecha que los términos incumplen las reglas de la competencia porque no son comparables con los que han firmado las multinacionales. Discriminar es ilegal cuando se lleva a cabo por compañías que disfrutan de una posición dominante en el mercado, y las reglas de la competencia europea existen precisamente para detener a las empresas que actúan de manera abusiva cuando son lo suficientemente grandes para ejercer esa dominancia. 

Además de sacarle tarjeta roja a la conducta de YouTube, la CE podría llegar a multarla con hasta el 10% de sus ingresos mundiales. Con unos ingresos de publicidad declarados de 5.600 millones de dólares, YouTube podría enfrentarse a una multa de hasta 500 millones.

Top